tendenciagay.com

- toda la actualidad del mundo gay.

, 29 de abril de 2017 | 

Príncipes Azules

UN ARTÍCULO DE ÁLEX REI

Álex Rei
lunes, 22 de marzo de 2010, 19:25

Manu no entiende cómo la gente tiene tanta facilidad para encontrar novios. Cómo algunos de sus amigos se enamoran fácilmente y conocen a alguien y se entregan a él, apasionados, ilusionados, ensimismados. Luego, es verdad, pueden pasar dos cosas: que la relación funcione o que se estropee. Si pasa esto último, estas personas no tienen mucha dificultad para conocer un nuevo candidato e ilusionarse otra vez más. Como si los fracasos amorosos no hicieran ninguna mella en su fe ciega en el amor. Y de los primeros, Manu tiene también varios amigos, que llevan años con sus parejas y no parecen tener muchos problemas o, cuando los tienen, los resuelven sin mayores dificultades.

Pero él no. Manu considera que siempre se tiene que enamorar del hombre que no le conviene. El último fue Ángel, un chico muy guapo que conoció en una fiesta de cumpleaños. Toda la noche se estuvieron mirando de reojo y cuando el alcohol se había subido lo suficiente, se acercaron y empezaron a hablar. Estaba claro que se iban a liar, pero aún así tardaron y fue luego, en Ohm, cuando comenzaron a besarse. Ángel se fue a casa de Manu y estuvieron toda la mañana juntos y cuando ya casi se iba, Ángel se lo dijo y le pareció que le echaba un jarrón de agua fría que borraba la noche tan divertida y encantadora que habían pasado juntos: “Tengo novio, pero me gustaría que nos viéramos alguna vez, ¿quieres mi teléfono?”. Y Manu lo apuntó y le dio el suyo y le dijo que claro, que se verían cuando él quisiera.

Y lo peor es que Manu había accedido a quedar con él cuando a Ángel le daba la gana. Algún día entre semana le llamaba, se acercaba a su casa, echaban un polvo, hablaban algo y luego desaparecía con la misma rapidez con la que había aparecido. Manu se quedaba entonces algo desolado, y se decía a sí mismo que la próxima vez que le llamara, le iba a decir que no podía, iba a poner alguna excusa, o ninguna, le iba a decir simplemente que no. Porque se sentía un poco como si fuera una puta que encima pone la cama. Pero también después de cada encuentro se daba cuenta que Ángel le gustaba más, y le enviaba algún mensaje al móvil, algún email, le buscaba en el Messenger… Y lo cierto era que siempre le respondía, a los correos, a los sms… Lo que no se atrevía a hacer Manu era proponerle que se vieran. Y tampoco le había preguntado mucho por su novio, no sabía si vivían juntos, si llevaban mucho tiempo, si eran pareja abierta o cerrada. Ángel hablaba mucho, en sus encuentros era él el que contaba cosas todo el rato, pero nunca daba excesivos detalles sobre sí mismo. Y Manu era consciente que ese misterio aumentaba todavía más su atractivo.

No podía seguir así, porque la dificultad y el misterio incrementaban su obsesión y era consciente que para Ángel él sólo era un entretenimiento, un consuelo cuando discutía con su novio, o una variedad en la monotonía de la pareja. No lo sabía, pero le daba igual. Porque notaba que esa historia le estaba restando ilusión, la ilusión que siempre había albergado en el fondo de sí mismo, de encontrar a alguien con quien tener complicidad, con quien compartir todo, lo importante y lo más cotidiano, con quien nunca se casara de follar, ese príncipe azul que parece que nos inculcan que tenemos que encontrar todos. Y Manu duda si sus reiterados fracasos eran culpa suya. Porque muchos de sus exnovios, con los que no aguantó más de tres meses, luego encontraban chicos con los que estaban bien y duraban años. Manu duda si no estará marcado de nacimiento para ser una persona de transición, el chico que está bien para echar un polvo, pero nadie se lo toma demasiado en serio como para establecer una relación.

Por eso Manu se asombra de que haya gente que tiene tanta facilidad para encontrar novio. Con todo, cuando le vence el desánimo, piensa que quizá lo que debe hacer es no obsesionarse con ello. Al fin y al cabo, solo también se está bien. Y además, ¿por qué va a ser él el que tenga que buscar un príncipe azul? ¡Que le encuentren a él!
 

 

Comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:

Comentario:

Código de seguridad:
Escriba el código de seguridad:

Comentarios:

Dice ser Yoke
martes, 18 de mayo de 2010, 14:17
Voy aprendiendo a no juzgar a nadie. Los juicios proceden de escalas de valores adquiridos y la mayoría de ellos se han instalado sin siquiera una revisión consciente. Es decir, reaccionamos de manera automática.
Estoy con logan29 en que nada es uniforme, por más que nos empeñemos. La crítica moral sólo indica en qué punto del arco ideológico estamos ubicados. Y lo habitual es ir cambiando con el tiempo, con lo que es muy interesante echar una mirada atrás y observar cómo hemos ido variando nuestros juicios, eso sí, en cada momento muy rotundos...
Yo he sido promiscuo cuando no tenía pareja y lo he pasado muy bien. He conocido gente asombrosa en sus costumbres sexuales. Algunos lo vivían con gozo y otros con culpa. Cuando yo experimenté atisbos de culpabilidad, me revisé a fondo y encontré esos ideales "ajenos" que como parásitos me habitaban y los desarraigué. Redescubrí la inocencia en plena promiscuidad. Hoy vivo mi sexualidad con plena naturalidad. Tengo cuanto anhelo en mi actual pareja. Construimos juntos y ojalá dure y dure. Y no por ideología, sino porque ambos nos sentimos llenos. Hay mucho mito, entre los gays, de promiscuidad y falta de compromiso. Basta con salir del gueto y echar una mirada al mundo heterosexual que despierta de las antiguas morales imperantes. Quizás los tópicos hagan más ruido y tengan más visibilidad, pero los considero minoritarios.
Cuanto menos juicio, mayor comprensión y tolerancia se alcanza.

Dice ser ENRIC
jueves, 15 de abril de 2010, 19:02
RELACIÓN PARA MI=RESPETO=FIDELIDAD, COMUNICACION Y PACIENCIA. GAYS(YO SIENDOLO)TIENEN MIEDO A LAS RELACIONES SERIAS, ES UN TOPICO, SON PROMISCUOS Y EN NUESTRA JUVENTUD MÁS.MI RELACIÓN ME ENCANTA Y PUEDO DECIR QUE SOY MUY FELIZ, Y DE UN SOLO CHICO PARA TODO. ANIMO PARA ESOS CHICOS QUE BUSCAN UNA RELACION NORMAL.

Dice ser Anónimo
viernes, 09 de abril de 2010, 08:39

Dice ser tss
martes, 30 de marzo de 2010, 01:44
yo lo k odio es k sigua habiendo gente con pareja teniendo relaciones con otros sin ke lo sepa, k asco de gente, sobre todo cuando a la mayoria nos cuesta encontrar una..un poco de respeto por tu pareja! si quieres otro, dejele

Dice ser logan29
domingo, 28 de marzo de 2010, 22:12
Odio la expresión príncipe azul. Puedes encontrar mucha compenetración en alguien, pero nunca la perfección. Además, en el conflicto hay siempre cierta emoción, ¿no creeis?

Sólo quiero poner una reflexión: ¿Creeis que TODAS las personas están hechas para tener pareja, felices para siempre jamás, adosado en caños de meca, coche, perro, gato, periquito y plan de pensiones? Y por "están hechas" me refiero a que ese camino le haga realmente feliz. ¿Nadie se plantea que pretender que todo el mundo sea feliz con lo mismo es imposible? ¿Por qué entonces hay un camino marcado políticamente correcto que nos obliga a emparejarnos y acurrucarnos con otra persona en una cama de matrimonio de IKEA?

Dice ser Jordi
domingo, 28 de marzo de 2010, 00:34
Jejejejejejejejejejejeje!! Es que hay cada puta que lo flipas!!

Dice ser Madrileny
Conclusión: la puta es Ángel y no Manu, solo pienso en el pobre novio que probablemente no sepa nada :S

Dice ser SoyManu!!
viernes, 26 de marzo de 2010, 19:22
BuaaaH!!! :( dios soy estan hablando de mi !!

Dice ser YOPI
A cierta edad dejas de pensar ya en principes azules y solo piensas en pasarlo bien, no agobiarte con la gente, y te vuelves un egoista. Es una realidad.

Dice ser Berto
Por lo menos Manu ha sentido algo especial con un chico, yo solo una mentira con un capullo!!

Página 1 de 2
Encontrados 11 comentarios
1 2 
Subir ↑
Dónde estoy

Dónde estoy

Estás leyendo el artículo "Príncipes Azules" en tendenciagay.com - toda la actualidad del mundo gay.

Estás dentro de la sección Reflexiones, categoría Opinión.

Si te gusta, puedes suscribirte a nuestro sistema de RSS o añadirnos a tus marcadores.

Si te apetece puedes comentar el artículo.
¿Cuál es la mejor fiesta gay/gayfriendly en España?
Ver anterioresVer resultados

Noticias Relacionadas

Las perplejidades de Mario
2010-02-12 16:12:44

UN ARTÍCULO DE ÁLEX REI

Las perplejidades de Mario

Por: Álex Rei

Mario lleva ya más de un año en la capital. Y piensa que las cosas no eran como había pensado. Que las ciudades, cuando se visitan, son todas muy bonitas, pero cuando se vive en ellas es distinto.

leer más
Desconocidos conocidos
2010-01-29 18:43:19

UN ARTÍCULO DE ÁLEX REI

Desconocidos conocidos

Por: Álex Rei

Durante años, en una discoteca de Madrid que frecuenté semanalmente, tenía un conocido de vista que me llamaba la atención. No tenía un cuerpo espectacular, ni era de una belleza digna de ser portada de ninguna revista, tenía, más bien, una belleza triste o, dicho de otro modo, en su tristeza uno descubría belleza.

leer más
Las familias que elegimos
2009-12-10 19:08:57

UN ARTÍCULO DE ÁLEX REI

Las familias que elegimos

Por: Álex Rei

Ya que no podemos huir de la Navidad, es una buena ocasión para recuperar su espíritu más familiar y rendir homenaje a nuestras familias, esto es, a todos esos amigos y amigas que nos han ido acompañando a lo largo de la vida, que han estado ahí en los buenos y malos momentos, ésos que sabemos que siempre estarán ahí, aunque quizá no los veamos tanto como quisiéramos. Cuando no es posible huir de la tradición, lo que hay que hacer es adaptarla.

leer más
El fordismo de los cuerpos
2009-10-22 20:41:58

UN ARTÍCULO DE ÁLEX REI

El fordismo de los cuerpos

Por: Álex Rei

Hay que admirar la fuerza de voluntad y la constancia de los que trabajan sin descanso su figura. Aunque lucir un buen cuerpo se puede hacer de dos formas, por la vía rápida de ponerse unas inyecciones de esteroides y por la vía lenta de hacerlo sin ellas. La primera también conlleva sacrificios, pero a mí me provoca poca admiración porque es la producción mercantilista y en cadena de los buenos cuerpos.

leer más

© 2017 | powered by SUMMON press